lunes, 19 de noviembre de 2007

NUESTROS DÍAS

Hay dias negros ,días grises, y días luminosos.Pero no me refiero sólo al tiempo meteorológico que los transforma, sino a todas esas cosas que nos hacen verlos de distinto modo.¡ Hay tantos factores que modifican nuestra pecepción de la realidad para bien o para mal, pequeñas cosas que van oscureciendo o iluminando nuestros días!

--El dolor de huesos con el que uno comienza el día.

--La aparición de un volcán cerca de la nariz,o en pleno centro.

--El pelo que se agarró demasiado al cepillo y va despejando la calva.

--Ese kilito de más que se asentó de "ocupa" en las últimas vacaciones y no hay forma de echarle .

--La agenda que te olvidaste al salir de casa con prisas.

--El maletín sin ordenador con el que llegas al trabajo porque tu hija lo usó a escondidas de noche y se olvidó de guardarlo en su sitio.

--La empleada que no llega atiempo y te hace llegar tarde a tu trabajo sin razón aparente.

--El tráfico que parece acumularse al mismo tiempo en todos los puntos de la ciudad.

--El niño que vomita cuando vas a salir de casa.

--La antipatía de el de siempre que no saluda o emite gruñidos de los cuales mejor no averiguar su significado.

--Tu propio enfado,con razón o sin ella.

--El que te exige el trabajo que sabe que en tan poco tiempo era imposible de realizar.

--El que se acuerda de tu familia porque tuviste que frenar para no dejar huérfana a una familia, pero el piensa que lo has hecho en razón de tu sexo.(No se ahora con tantas nuevas identidades a cual de ellas le atribuirán el conducir mal).

--La multa que te pusieron porque estabas con un enfermo en el hospital y no bajaste a tiempo a renovar el ticket.

--El retrovisor que te reventaron y ni siquiera recogieron los trozos.

--El que te recrimina no tener alas para esfumarte de su vista.

--El adorno que te rompieron y"no fue nadie".

--La plaza de aparcamiento que perdiste porque el que venía detrás aparcó hacia adelante.

Estas cosas y muchas más se nos van acumulando encima y produciendo una pesadez difícil de llevar, si no fuera porque hay otras tantas que nos producen el efecto contrario:

--Que te sorprendan con un gran desayuno.

--Que te digan al levantarte, aunque aún tengas las legañas puestas, ¡cada día estás más guapo/a!.

--Que tu hijo te diga ¡mamá eres la mejor! aunque sepas que en unos años sufrirá amnesia temporal.

--Que te den las gracias o te pidan perdón.

--Que el vecino/a que encuentres en el ascensor tenga a bien saludarte y preguntarte qué tal va todo y no salga antes de contestarle: muy bien y tu?

--Que alguien te haga un comentario positivo sobre el trabajo que realizaste el día anterior, la semana pasada, o el mes anterior (que algo bien haremos).

--Que alguien te diga cuánto le ayudaste con tus consejos.

--Que en las tiendas te busquen lo que pides ,con amabilidad,sin poner cara de que les estás haciendo trabajar más de la cuenta.

--Que tus hijos te digan que a sus amigos les encanta la comida que preparas.

--Estar con quien quieres.

--Ayudar a alguien.

--Que cuando estás con amigos los temas de conversación sirvan para pasarlo bien.

--Que alguien te haya lavado el coche sin pedírselo.

--Una buena nota de tus hijos.

--Que el que te da un golpe en el coche te pida perdón y rellene el parte para la compañía de seguros.

--Que te llamen para ofrecerte ocuparse de algo que necesitas, o te lo hagan sin preguntar.

--Que te pregunten por los asuntos que te preocupan con intención de escucharte.

--Que te hagan un regalito" porque sí".

--Una llamada de alguien que hace" siglos" que no ves.

Cosas positivas y negativas que se dejan caer en nuestro ánimo haciendole oscilar entre la euforia y la desesperanza, pero que, debemos pasar por el filtro de nuestra inteligencia que puede rememorar y potenciar las primeras y tratar de aparcar y minimizar las segundas.Sin olvidar que, si nos esforzamos por iluminar de igual modo las vidas de lo otros, sin duda, mejoraremos las nuestras.

Y, llegados a este punto, me pregunto por qué he empezado por describir las situaciones negativas antes que las positivas...No es sino la confirmación de que las negativas tienden a apoderarse con más fuerza de nosotros.

Espero que alguien me ayude a descubrir muchas otras situaciones positivas...

5 comentarios:

i.riñón dijo...

Que alguien ponga un comentario en tu blog, aunque sólo sea para decir "te leo"

Emilio dijo...

Este blog va cogiendo fuerza; los comentarios empezarán a llegar

sinretorno dijo...

Genial, genial. Yo ya estoy en la amnesia mental.

Benita Pérez-Pardo dijo...

Despertarse el domingo creyendo que es lunes...

Interruptor dijo...

Casi todos, cuando nos ponemos a describir estas situaciones, nos acordamos primero de lo negativo, pero cuando nos preguntan por lo que nos pasó la semana pasada ¿qué respondemos? Pues, salvo que hayamos tenido una bronca con el jefe más gorda de lo normal o nos haya ocurrido una desgracia muy gorda, lo normal es que nos acordemos de la cena con los amigos, de que a la niña le ha caído el segundo diente y el ratoncito Pérez le ha dejado algún euro, de que se nos ha pasado ya la gripe que teníamos, de que nuestro hijo mayor ganó el partido del sábado, que a nuestra mujer se le ha ocurrido un viaje estupendo y barato para las vacaciones y de que por fin hemos encontrado aquella chaqueta que queríamos comprar.

Al final, nuestros recuerdos se llenan de cosas agradables y las desagradables se diluyen. Probablemente no es más que instinto de supervivencia, pero hace que la vida sea más agradable.