lunes, 15 de octubre de 2007

POR ALGÚN SITIO HAY QUE EMPEZAR

Comienzo este blog un poco estremecida ante la idea de que lo que en el aparece tiene libre circulación.Nunca hubiera imaginado que, salvo que me dedicara al periodismo ,a la política , a la literatura...iba a poder escribir en un medio tan grande.Otra cosa es que lo que yo escriba tenga interés y alguien lo lea...pero fundamentalmente tiene interés para mí porque estoy en la década de la gran crisis ¡la crisis de los 40 ! y me voy a permitir hacerlo.

Desde que nacemos pasamos cantidad de crisis ,las nuestras y las de los que tenemos alrededor,pero yo no las veo como algo malo sino positivo ya que en el fondo son cambios que nos permiten ir a mejor.

El otro día leía que la adolescencia es una etapa fantástica para que los padres mejoremos...¡desde luego!

1) Nos sorprende cuando empezamos a plantearnos si en nuestra vida podíamos o habíamos planeado conseguir unas metas uffff! mejor ni pensarlo.
2) Llega cuando las arrugas empiezan a hacer estragos aunque hayas utilizado las super cremas tratamiento con las cuales además te regalaban un estuche de muestras fantásticas.
3) El tipo por más que quieras adelgazar ya no vuelve a ser lo que era,parece que la gravedad se acentúa.
4) La memoria se despista porque ...se hace selectiva ,pero a veces no tiene buenos criterios de selección.
5) Tu marido se supone que ronda una edad parecida...pero ahí no entro.
6) Y tus adolescentes están muy preocupados haciendose a sí mismos , quieren tu ayuda pero sólo si te la piden, te llevan la contraria con frecuencia ,ven con una claridad asombrosa tus defectos,les cuesta verte de su lado y no del bando contrario...y alguna vez te dicen la suerte que tiene con que seas su madre.

Por esto y más creo que es una etapa maravillosa para aprender de una vez a dar importancia a las cosas que realmente la tienen,para adquirir unas grandes dosis de humildad,para dominar el propio caracter,para tener paciencia con uno mismo y con los demás,para reirse a carcajadas ,para echar alguna lágrima...y para abandonarse en Dios.

2 comentarios:

Altea dijo...

Cuarenta años ¡Qué suerte! Dicen que ahora empieza lo mejor...
Ya nos contarás.

Boo dijo...

Se dice que el mejor momento es el que uno tiene entre manos, o por lo menos el único accesible y hay que aprovecharlo.