lunes, 16 de febrero de 2009

CULTURA DE USAR Y TIRAR

Cuando era pequeña,quizá porque mis padres eran de la posguerra o quizá por principios, a mis hermanos y a mí nos educaban en la cultura del aprovechamiento de las cosas:


-La ropa se heredaba entre hermanos y no se regalaba hasta que había pasado por varias manos.Después aún había alguien que la aprovechaba. Bién es verdad que los tejidos tenían un poco más de consistencia , no eran las evanescencias de ahora, y se habían descubierto recientemente las fibras como el polyester que ayudaban a reforzarlos. El remiendo y las coderas no eran una cosa sólo de mendigos.

-La comida que te ponían en el plato se comía toda, si acaso te permitían dejar algún nervio de la carne que por supuesto tenía muchos más que los actuales filetes redonditos, tiernos y sin durezas.

-Los electrodomésticos, algunos con pocos años de existencia, suponían tal revolución por el trabajo que ahorraban que se cuidaban como oro en paño. Algunos venían de Estados Unidos y era un privilegio tenerlos.

-Los coches eran escasos y como mucho uno por familia, que viajaba apretada y pegada al plástico de un " seiscientos" o un "milquinientos" con mayor fortuna. Por supuesto, el coche tenía que durar hasta caerse a trozos.

-Los muebles se compraban o heredaban con visión de futuro, es decir para durar hasta que un fuego o la carcoma acabase con ellos.


Pero también nos educaban en el cuidado de las personas, sin comparación más importante que el anterior:

-Se cuidaba a los bebés con mucho esmero y existía el temor a que cogieran enfermedades infecciosas porque no había tantos antibióticos ni estaban tan disponibles como ahora y era corriente que en las familias se muriera algún hijo por ello.La pérdida de un hijo por estos motivos o por un aborto espontáneo se consideraba una desgracia.

-Se cuidaba a los mayores , a veces en la misma vivienda, que formaban parte del panorama familiar.Siempre había una tía/ o abuela/o mayor pululando al que íbamos a visitar. Era una escuela de virtudes para todos porque la diferencia de edad, las manías y la enfermedad hacían que surgieran situaciones curiosas que formaban parte de la historia familiar y de las que hacíamos chistes que servían para" quitar hierro".

-Se cuidaba a los enfermos hasta tal punto que los pequeños a veces deseábamos estar enfermos para que "nos cuidasen" un poco más, para no ir al colegio, por supuesto, y para que nos cayera algún libro o pasatiempo nuevos.


Los tiempos han cambiado, hubo un gran progreso económico y un cambio de mentalidad. Lo material se ha puesto al alcance de todos hasta tal punto que compensa más tirar una cosa y comprarla nueva que arreglarla: ropa, muebles, coches... Tenemos acceso a un montón de bienes hace años impensables que nos facilitan la vida y nos cubren el ocio y a veces nos falta tiempo para usarlos. Los adelantos médicos nos evitan mucho sufrimiento, curan muchas enfermedades y quieren "prometer" que acabarán con todas.

Nos hemos llegado a creer que terminaríamos con todo dolor y sufrimiento producidos por la enfermedad, por la carencia de cosas o por el esfuerzo para conseguirlas.A la vez hemos creído que acabaríamos con el sufrimiento que comporta querer a los demás y procuramos huir de las situaciones dolorosas y engañar a nuestros hijos prometiéndoles una sociedad en que todo se arregla por el método de la huída: cónyuges que huyen uno del otro, hijos de los padres, padres de los hijos, parejas (de lo que sea) de usar y tirar...

Sin embargo en una época en que se supone que todos deberíamos tener una mejor calidad de vida,la mentalidad de usar y tirar llevada a todos los campos de la vida hace cada vez más difícil sobrevivir a ésta cultura porque:


-Si un bebé molesta por la "incomodidad" que pueda suponer para sus padres, por tener una deficiencia o porque estropea los planes de viaje de sus padres o porque viene fruto de un comportamiento alocado de la adolescencia o porque "estropea" el cuerpo de la madre...directamente se le elimina y se crean las leyes adecuadas para apoyándose en ellas adormecer la conciencia.

-Si una persona mayor o enferma molesta se le da el "pasaporte"también legal para que no suponga un esfuerzo personal ni económico para nadie.

-Si hay falta de entendimiento entre personas, simplemente se abandonan o se acaba en los casos más extremos con su vida: la llamada" violencia de género" a mí me parece que es la misma violencia que en unos casos lleva a matar a su pareja , en otros a su hijo y en otros a sus padres. En éstos últimos casos podríamos cambiar el término aborto por violencia paternal o maternal y eutanasia por violencia filial, amistosa o el calificativo que describa esa relación.

Tengo la impresión de que los avances en el terreno material,que me parecen estupendos y nos facilitan mucho la vida, nos han llevado a un lamentable retroceso en humanidad, porque estamos aplicando a las personas los mismos criterios que a las cosas, con la degradación y pérdida que ésto conlleva. ¿Por qué nos valoramos en tan poco? ¿por qué hemos perdido el sentido y la conciencia de lo que somos? ¿por qué nos ponemos por debajo, incluso, de los animales? ¿por qué a éso lo llamamos progreso?

1 comentario:

Inés dijo...

Hace poco hablaba con uno de mis hijos de este tema a raiz de unas lentillas de usar y tirar.
¿Pero no es más lógico que cuides unas para que no se estropeen en lugar de gastarte 30€ al mes en estrenar continuamente?
No , mamá, es que esto es más cómodo- me contestó
...pues puede que ese sea el problema¡la comodidad! Un beso.