viernes, 10 de octubre de 2008

LA CRISIS


Ayer le dije a mi hermana que yo no quiero hablar de crisis ni pensar en ella.

Cada vez que escuchas la radio , pones la TV, lees el periódico, es lo mismo, la crisis analizada desde distintos puntos de vista: que si la economía mundial, que si la nacional, que los bancos, que las empresas, que si el dinero de unos o de todos, que el menú para la crisis...

No ignoro que haya crisis, la sufro como todo el mundo, del mismo modo que cuando me sale un grano en medio de la cara no puedo ignorarlo.

Es más , tener un grano que es una cosa banal,pero es algo que a muchas mujeres nos tiene muy ocupadas: que si lo exploto, que si le pongo una crema , que si una tirita, que lo disimulo con maquillaje, que parece que todo el mundo lo primero que ve de tí al saludarte es el grano...Y al final parece que en vez de un grano tienes un volcán inmenso cuya presencia es una catástrofe, y todo la cara es grano.

Pues no quiero que me pase como con el grano, que a fuerza de mirarlo aumenta sus proporciones y vea crisis por todas partes.Tampoco quiero hacer como el avestruz , aunque ganas no me faltan...

¡Total! que aquí estoy como todo el mundo hablando de la crisis...( ¡éste grano!... )

2 comentarios:

Isabel Riñón dijo...

donde dices "ni pensar en ella" ¿te refieres a la crisis o a tu hermana? ¿o es que tu hermana se llama crisis?

Boo dijo...

Pues hablar, lo que se dice hablar, de ninguna, aunque pensándolo bien, podría hablar de las dos para contar los defectos de una y las virtudes de la otra.Y no hace falta que te explique a quién corresponde cada una...