viernes, 26 de septiembre de 2008

PAPELEOS...SIEMPRE PAPELEOS

El papeleo en España siempre ha sido algo farragoso y desesperante dado que con frecuencia faltaba algo: un sello, una compulsa, una copia , una firma...

Ahora los tiempos han cambiado y hemos cambiado el bolígrafo por las teclas del ordenador y así se puede uno matricular en la Universidad a través del ordenador o solicitar una beca, etc.

Aparentemente esto simplificaría las cosas y nos evitaría paseos y tiempo, pero al menos por el momento lo que yo he visto es así:

Te dan un día y una hora concreta para matricularte en medio del verano o del otoño según seas un alumno aventajado o no.
Da igual donde estés en ese momento porque tienes que estar enchufado a un ordenador que ha de tener unos programas concretos porque si no no podrás abrir el documento, bien en el lugar del planeta que te encuentres o en la facultad correspondiente.
Has de ir preparado con varias opciones de matrícula porque si no te toca de los primeros probablemente ya no tengas plaza en las optativas que quieres y tengas que buscar rápidamente otras que cubran los créditos que necesitas.
Si, por alguna razón el sistema no funciona deberás ir a la Universidad a solucionarlo¿?.
Seguidamente debes mandar la documentación que te piden que sigue siendo lo mismo de antes.
Y por último tienen preparados modelos de instancias porque probablemente te has equivocado al elegir algunas optativas que no se dice a qué ciclo pertenecen o si son obligatorias.

El día de comienzo de las clases se actualiza hasta dos horas antes de empezar las mismas ¡qué modernidad! así que te mantienen la incertidumbre hasta el último momento.También puede ser que te den el horario y no te digan qué día comienzan las clases y te des el paseo en balde.

Y si lo que vas es a pedir una beca te puedes encontrar con que entras en la página a rellenar sin saber si tienes todos los datos a mano porque sólo accedes a la segunda página si antes has rellenado todos los apartados de la primera.Cuando has conseguido la primera,¡zas! el sistema se bloquea. A volver a empezar. Lo intentas varias veces con el correspondiente enfado y optas por llamar al nº de teléfono en el que, cuando consigues comunicación te informan de que estará arreglado al día siguiente.Lo intentas varios días y no funciona.Mientras, el plazo corre...Ya por fin un día avanzas a la segunda página y al terminarla...de nuevo se te va la información.

Como dice la página que el acceso es por un tiempo limitado y nosotros tenemos que meter muchos datos por ser una familia numerosa pensamos si será cuestión de entrenamiento con el zuma. Lo intentamos una vez y otra y cada vez llegamos un poco más, pero...nada.Por teléfono o no te contestan o te cuelgan.Finalmente, al cabo de unos días la página funciona, rellenas , imprimes, firmas, haces las fotocopias correspondientes y lo presentas en el lugar de siempre.

¿Es ésto un avance?

3 comentarios:

Altea dijo...

Buf, sí, la tecnología tiene su parte oscura. Pero yo estoy encantada de poder encontrar a la primera las facturas de mis clientes de hace ocho meses, o de que el sistema me avise de que tal sujeto ya estuvo en el hotel el año pasado y se portó como un cafre.
Casi todas las cuestiones administrativas prefiero seguir haciéndolas personalmente, pero para el trabajo los avances son geniales.

Interruptor dijo...

Yo me dedico a la informática y hay dos cosas que no le entran en la cabeza a los propios informáticos:

La primera es que la informática es sólo una ayuda, no es la sustitución de las personas, por tanto todo servicio que se ofrece por medios digitales, debe ser ofrecido SIEMPRE, como alternativa, por personas.

La segunda es que los usuarios no son profesionales de la informática, así que el tipo que diseña la aplicación con que se va a enfrentar un usuario debe pensar que la persona que se va a sentar frente a la pantalla no sabe de qué va el asunto y hay que informar DE TODO en la primera pantalla, o en su defecto tener enlaces a toda la información desde la primera pantalla. Además debe ser sencillo y tener el mínimo número de restricciones posibles.

De esta manera el usuario tendrá, desde el mismo momento en que se conecta, la seguridad de que la información que se le va a solicitar la tiene en la mano y no se va a encontrar que, tras una hora tecleando y haber pasado 5 pantallas diferentes y complicadísimas, le falta algún dato que debe cumplimentar y va a tener que localizarlo y conectarse de nuevo en otro momento comenzando desde el principio.

La otra parte es que los usuarios deben también entender lo que tienen entre manos:

El tema de que las conexiones se “caigan” y no estén disponibles es, en muchos casos, inevitable porque el número de usuarios supera todas las previsiones y el sistema se queda pequeño, o porque dependes de los servicios de un proveedor que no siempre cumple como se espera.

También debe entender el usuario que las pantallas no son personas que si ven que te equivocas te rectifican, no pueden pensar y no te van aclarando y explicando sobre la marcha. Sólo son una herramienta útil como lo es un bolígrafo o una fotocopiadora, pero no van a realizar el esfuerzo por ti.

Cuando la gente se mentalice de todo esto, es posible que realmente se note un avance, mientras tanto se parecerá mucho a la burocracia de cualquier ministerio.

Boo dijo...

Menos mal que hay gente que lo ve desde el punto de vista del usuario. Será la única manera de que se corrijan los fallos y la informática nos resulte útil y nos ahorre tiempo.